Actrices

Sydney Sweeney desnuda para Euphoria

Sydney Sweeney: “Estoy muy orgullosa de mi trabajo en Euphoria, pero nadie habla de ello porque me desnudé”
La estrella de 24 años de The White Lotus y Euphoria habla con Ellie Harrison sobre el estigma de desnudarse en la televisión, de interpretar a una chica mala y de su accidentado camino en la actuación

El verano pasado, Sydney Sweeney fue calificada por el New York Times como la chica más aterradora de la televisión. No por interpretar a una asesina violenta o a una villana sádica, sino por algo mucho más aterrador: una niña rica lectora de Nietzsche y aficionada al billar que puede destruir tu autoestima con solo una mirada fulminante. “Me encanta”, dice sobre el dudoso honor. “Definitivamente no es un título que pensara que iba a recibir, pero lo acepto”.

La niña rica en cuestión es Olivia Mossbacher, uno de los personajes maravillosamente monstruosos de The White Lotus. La mordaz sátira de la riqueza de la HBO, ambientada en un centro vacacional hawaiano con todo incluido, se convirtió en un éxito por su magnífica sátira de los privilegios y de la wokeness performativa. Olivia era una estudiante universitaria arrastrada al viaje por sus adinerados padres, que se pasa el día tomando el sol con su amiga Paula, juzgando salvajemente a los demás huéspedes entre capítulos de textos filosóficos. Al igual que los tiburones que acechan en las aguas cercanas, este terrible dúo puede oler a su próxima víctima a una milla de distancia. Y las destrozarán con regocijo.

La propia Sweeney no es ni mucho menos tan aterradora. Al teléfono desde Los Ángeles, la joven de 24 años es enérgica y vertiginosa. Las palabras salen a borbotones: chismes, opiniones, anécdotas. Pregúntale por su perro, Tank – “está en el patio trasero mirando a las ardillas”-, y prácticamente explotará de alegría. También le asustan las Olivia. “No he estado cerca de muchas Olivia, pero he tenido breves encuentros con algunas y me han asustado”.

Habrás visto a Sweeney antes de The White Lotus, normalmente interpretando personajes que fingen dureza, pero que en realidad son bastante inseguros. Ha interpretado a la niña novia Eden en The Handmaid’s Tale; a la intensa y suicida adolescente Alice en Sharp Objects; y, en el drama adolescente Euphoria, a la sensible estudiante de secundaria Cassie, que se quita los calzones con coquetería un minuto, y al siguiente se desintegra de ansiedad en el baño. Se siente especialmente orgullosa de esa actuación, aunque la crítica no le haya hecho mucho caso.

“Con The White Lotus, sentí que la gente por fin reconocía el duro trabajo que he estado haciendo”, señala. “Esto es algo que me ha molestado durante un tiempo. Estoy muy orgulloso de mi trabajo en Euphoria. Creo que fue una gran actuación. Pero nadie habla de ella porque me desnudé. Hago The White Lotus y, de repente, los críticos me prestan atención. La gente me adora. Dicen: ‘Dios mío, ¿qué es lo siguiente que va a hacer?’. Yo decía: ‘¿No viste eso en Euphoria? ¿No lo viste en The Handmaid’s Tale?’”.

Cree que hay “un estigma contra las actrices que se desnudan en la pantalla”. “Cuando un chico tiene una escena de sexo o muestra su cuerpo, sigue ganando premios y recibiendo elogios. Pero cuando una chica lo hace, es completamente diferente”.

En la primera temporada de Euphoria -imagínate Sex Education en Los Ángeles, aderezada con droga y OxyContin y rodada en una neblina de neón- Cassie estaba en el centro de una historia que avergonzaba a las zorras. Abandonada por su padre heroinómano cuando era una niña, ha pasado su adolescencia buscando la validación de los chicos a través del sexo. Cuando los novios le preguntan si pueden filmarla, ella dice que sí, pensando que algún día podría mantener una relación. Los vídeos no tardan en difundirse por todo el instituto.

En un caso cruel de imitación de la vida al arte, las capturas de pantalla de las escenas de desnudo de Cassie se difundieron por las redes sociales tras la emisión de la serie. Sweeney solo se enteró cuando su hermano menor fue etiquetado en las publicaciones. “Fue lo más hiriente que se puede hacer”, explica. “Lo que hago está completamente separado de mi familia. Mi personaje está completamente separado de mí. Es tan irrespetuoso y angustioso”. ¿Cómo lo afronta? “No creo que haya un mecanismo para enfrentarlo, para ser sincera. Tan solo te acostumbras”.

Sweeney como la sensible estudiante de secundaria Cassie en la segunda temporada de Euphoria

(Sky)


Sweeney nunca se ha sentido incómoda en el rodaje de Euphoria, donde hay un coordinador de la intimidad en el set. “Sam [Levinson, el guionista] es increíble”, señala. En la nueva temporada, que se estrenó en Sky Atlantic este mes, “hay momentos en los que Cassie debía estar sin camiseta y yo le decía a Sam: ‘No creo que eso sea necesario aquí’. Él decía: ‘Ok, no lo necesitamos’. Nunca sentí que Sam me presionara o que intentara meter una escena de desnudo en un programa de la HBO. Cuando no quise hacerlo, no me obligó”.

No todos los proyectos han sido tan fáciles. “He tenido experiencias en las que he querido ir a casa y tallarme todo el cuerpo porque me sentía asquerosa”, menciona Sweeney. Una de las situaciones se debe a que el director no se comunicó correctamente y se negó a hacer cambios en el guion. “No me sentía cómoda con mi compañero de reparto ni con el equipo, y no me parecía que mi personaje fuera a hacerlo. Eso me hizo sentir aún más cohibida. No me sentía capaz de hablar”.


Sydney Sweeney, la actriz de ‘Euphoria’, sufre ansiedad antes de publicar una foto en Instagram
Al final de la primera temporada de Euphoria, Cassie abortó y fue abandonada por su novio McKay. Al comienzo de la segunda temporada, Cassie se enfrenta a la soltería por primera vez y se enrolla con Nate, un violento matón que ya había estrangulado a su mejor amiga Maddy. La cosa no va bien. Cassie cae en una depresión y toca fondo en una fiesta, donde se emborracha tanto que vomita en un jacuzzi. Fue horrible de filmar.

“Tuvieron que diseñar una cosa para mi boca que parecía un bocado de caballo”, explica. “Estaba unido a un tubo que se pegaba a mi pelo y a mi espalda, y se conectaba a un tanque que se escondía fuera de la cámara. Durante la escena, el tanque se encendía y me llenaba la boca con el vómito. No sé qué era. No sabía ni se sentía bien. Tenía que hacer como si no pasara nada y aguantar hasta que llegara el momento de vomitar. Era muy malo”.

Sweeny y Brittany O’Grady como Olivia y Paula en The White Lotus

(Sky)
Cassie se ve sometida a una dura prueba en esta temporada. En otra escena a todo vapor, Sweeney fue lanzada a lo largo de una carretera desértica de Santa Clarita en un auto aparejado a un camión. Más tarde, en ese mismo episodio, prácticamente se derrite de miedo detrás de una puerta cuando Maddy, que sospecha de las travesuras de Nate, intenta derribarla a martillazos.

La propia adolescencia de Sweeney no podría haber sido más diferente. Ella creció en la frontera de Washington e Idaho. Su familia ha vivido en el mismo lago durante cinco generaciones, en una casa sin Internet pero con muchos murciélagos y ratones. “Es una forma de vida diferente”, señala. “Es muy sencillo. La familia lo es todo. Yo practicaba todos los deportes posibles. Estaba en el equipo de fútbol, en el de béisbol, en el de esquí de eslalon sobre nieve, hacía wakeboarding…”

A los 11 años, Sweeney tuvo un terrible accidente de wakeboard. “Mi cara golpeó el giro inferior de la tabla y se abrió, junto a mi ojo izquierdo”, cuenta. “Me dieron 19 puntos de sutura. Me aterraba la idea de volver a subirme a la tabla después. Pero en el momento en que me quitaron los puntos, mi madre me llevó de vuelta al lago, me dijo que me metiera en el agua con mi tabla y no me dejó salir hasta que me pusiera de pie sobre ella”.

En Sharp Objects, Sweeney y Amy Adams interpretaron a compañeros de habitación en un centro para personas que reciben tratamiento por autolesiones

(Sky)
Fue en esa época cuando Sweeney se dio cuenta de que quería ser actriz. Quizás le pareció una opción más segura que el wakeboarding profesional. Una pequeña película independiente de zombis llegó a la ciudad y ella rogó a sus padres que la dejaran hacer una prueba, elaborando un plan de negocios para convencerlos.

El plan funcionó. “Estoy muy agradecida a mis padres”, afirma. “Lo sacrificaron casi todo. Tuvieron que dejar su casa en la que llevaban toda la vida. Los Ángeles es diez veces más caro que donde yo crecí. Todo el estrés financiero, el estrés familiar, nos desgastó mucho y mis padres acabaron divorciándose. No fue un camino feliz para llegar a donde estoy ahora, pero intento devolver todo lo que puedo”.

Le creo. Sweeney es de las personas que hacen que la vida suceda. Cuando puede encajar las clases en su horario de rodaje de Euphoria, estudia para obtener su título en empresariales. Además, a sus 24 años, ha creado su propia productora, Fifty-Fifty, que se dedica a adaptar historias protagonizadas por mujeres. Y durante la pandemia, se afanó en arreglar el auto de sus sueños, un Ford Bronco original de 1969 de color rojo brillante. Nunca para, y vive con una maleta. “Me siento como una nómada. Nunca estoy mucho tiempo en el mismo sitio”, expresa. “Me encanta”.

Sydney Sweeney lo tiene todo: la actriz de ‘Euphoria’ es mecánica de coches y experta en artes marciales
La joven que da vida a Casie en la exitosa serie de HBO tiene otra gran pasión: reparar vechículos y restaurarlos
Sydney Sweeney lo tiene todo: la actriz de ‘Euphoria’ es mecánica de coches y experta en artes marciales
Sydney Sweeney en la prsentación de la segunda temporada de ‘Euphoria’ (HBO). / Getty Images

Sydney Sweeney es la actriz del momento. El trabajo que esta jovencísima intérprete de Washington ha hecho en la segunda temporada de la exitosa serie de HBO Euphoria es tan sobresaliente que, por momentos, le roba el protagonismo a Zendaya y a Hunter Schafer. Su papel dando vida a Casie es clave en la segunda tanda de episodios de la ficción y sin duda, Sydney Sweeney está a la altura.

La actriz, que en estos momentos tiene 24 años, se ha convertido en una de las caras más conocidas de la industria televisiva de todo el mundo y la realidad es que su nombre ya suena como uno de los favoritos para llevarse a casa algunos de los premios de televisión que se entreguen próximamente.

Pero, llegue o no a llevarse premios en 2022 o 2023, la realidad es que el camino de Sweeney hacia el éxito no acaba de empezar. La actriz lleva trabajando en el mundo de la interpretación desde 2009 y ya se ha hecho un hueco tanto en el cine como en la televisión.

«No había nada de la industria del entretenimiento en Spokane, Washington, donde crecí. Cuando tenía 12 años, una película llegó a rodar a la ciudad de forma aleatoria y les rogué a mis padres que me dejaran hacer una audición. Incluso creé una presentación de un plan de negocios a 5 años vista de lo que podría pasar en mi vida si lo hiciera. Terminé consiguiendo el papel», confesó la actriz en 2018 a la revista Marie Claire en alusión a su primer trabajo en el filme cómico ZMD: Zombies of Mass Destruction.

Y así empezó todo. Un poco sin buscarlo, pero sumando éxito tras éxito. Desde que con solo 12 años se presentó a un casting y la cogieron Sweeney ha participado en tres cortometrajes y más de 20 películas. La hemo s podido ver, entre muchos otros títulos, en Big Time Adolescence, Unther The Silver Lake, Tell Me Your Name, The Voyeurs y Once Upon a Time in Hollywood, una cinta en la que se puso a las órdenes del mismísimo Quentin Tarantino para dar vida a la miembro más joven de la familia Manson, Snake.

Sydney Sweeney en la premiere de ‘The White Lotus’. / Getty Images

Paralelamente, en la televisión Sweeney ha tenido papeles capitulares en series que han pasado a la historia de la pequeña pantalla como Mentes Criminales, Pretty Little Liars y Antaomía de Grey. Pero, además, ha encarnado a Emaline Addario en Todo es una Mierda, a Eden Spencer en El Cuento de la Criada y a Olivia Mossacher en The Witle Lotus además de a Casie Howard en Euphoria.

Experta en artes marciales y mecánica de cohes
Además de una carrera brillante como actriz Sydney Sweeney tiene otras pasiones. Sweeney es muy activa en las redes sociales, donde acumula casi 7,5 millones de seguidores con quienes comparte, entre otras pinceladas de su vida privada, algunas informaciones sobre sus aficiones: las artes marciales mixtas, una disciplina que practica desde los 14 años y en la que ha llegado a competir, —e incluso a usar en defensa propia en alguna ocasión—, y la mecánica de coches; toda una profesión a la que dedica gran parte de su tiempo libre y que sin duda, es algo que ha sorprendido a muchos de los followers que ha ido ganando en los últimos tiempos.

Sweeney descubrió su pasión por la mecánica gracias a que su madre la obligó, justo en el momento en el que sacó el carné de conducir, a cambiar una llanta a su coche. Lo hizo sin motivo aparente y la joven actriz se enfadó mucho. Sin embargo, este fue el pistoletazo de salida de lo que es hoy en día su otro gran amor: la restauración de vehículos.

La intérprete sueña con viajar por las carreteras de Estados Unidos con un Ford Bronco de 1969 restaurado y, entre otros proyectos mecánicos que ha llevado a cabo, está trabajando en hacerlo realidad.

@syds_garage from my drafts two weeks ago. changing the springs/suspension and going to give the car a bit of a lift #bronco ♬ Steven Universe – L.Dre
Su pasión por la mecánica es tal que Sydney ha llegado a abrirse un perfil en Tik Tok en el que únicamente cuelga vídeos de sus trabajos con el clásico de Ford. Aquí, la actriz acumula 891.000 de followers que no se pierden ni un detalle sobre los avances de Sweeney con el exterior y el interior del coche.

Además, con su trabajo en el taller, Sweeney está conjugando la mecánica con otro de sus hobbies: el diseño de interiores. Algo que también la vuelve loca e incluso ha llevado a la práctica con su propia casa familiar y con algunas de las de sus amigos. ¡Vamos, que es una verdadera todoterreno!

‘Euphoria’: Sydney Sweeney revela por qué estaba tan nerviosa al rodar la escena del vestido ‘Oklahoma’

El episodio 3 de la temporada 2 de Euphoria ha generado reacciones de entusiasmo una semana más. Aparte de lo desatado que sigue el músculo formal de Sam Levinson, director y creador de la serie, con miriadas de recursos visuales y movimientos de cámara por minuto, la serie adolescente de HBO se ha metido en terrenos cada vez más oscuros sin abandonar su particular toque glossy.

Además de ese bello (y finalmente desgarrador) prólogo que aporta una perspectiva muy distinta a la que estamos acostumbrados respecto a Cal Jacobs, el padre de Nate, al llevarnos a su juventud, otra secuencia de este episodio de Euphoria aspira a ser una de las más recordadas de la serie. Y en este caso es una escena de comedia pura, que permite ver a gran parte del elenco femenino de la serie interactuando entre sí.
Nos referimos a la escena que tiene lugar en el baño del instituto, cuando Cassie (Sydney Sweeney) aparece con el vestido más aparatoso y apretado de los que ha llevado dentro de su autodestructiva rutina de emperifollarse, maquillarse y vestirse de manera impactante para Nate (Jacob Elodi), con quien mantiene un romance en secreto. Cassiie lleva el cabello peinado con un volumen imposible, un vestido azul celeste ultracorto y una camisa de cuadros anudada sobre un escote muy revelador.

‘Euphoria’
Al verla así vestida, Rue (Zendaya) le pregunta preguntarle si va a presentarse a las pruebas de la obra de teatro que está preparando su hermana Cassie (Maude Apatow). Como esta última no le ha dicho nada de su obra alternativa, disimula señalando que el grupo de teatro está preparando una representación de Oklahoma, el musical del Broadway de los años cuarenta.

«Oh, Dios mío, ¿parece que estoy en Oklahoma?», pregunta una preocupada Cassie. Para complicarlo todo aún más, llegan Maddy (Alexa Demie) y Kat (Barbie Ferreira), que se suman a la confusión sobre el musical Oklahoma y confirman que Cassie va vestida «como una cantante de música country». Entonces, vemos cómo la estudiante estalla histérica en una confesión a voz en grito de la relación secreta con Nate, a espaldas de su ex Maddy.

Sin embargo, esto último solo ha sucedido en su imaginación mientras se miraba consternada en el espejo.

La revelación de Sydney Sweeney
Según ha contado Sydney Sweeney en Decider, la secuencia del baño con el vestido Oklahoma fue la primera que rodaron de la nueva temporada de la serie. Un importante reencuentro para todo el equipo, ya que el último episodio de la anterior temporada de Euphoria se emitió en 2019.

Zendaya en la serie ‘Euphoria’
«Lo más loco de todo es que fue la primera escena que rodamos de la segunda temporada. Tuve que delimitar lo lejos que la llevaba, ya que pertenece al tercer episodio; ahora estamos a la mitad del derrumbe de Cassie [su arco argumental de esta temporada], así que debía calibrar exactamente cómo había llegado hasta ahí y cómo iba a continuar», explica Sweeney.

«Tenía que asegurarme de que encontraba el tono adecuado para Cassie», sigue la actriz, que estaba algo insegura con su atuendo. «Estaba muy nerviosa porque es el primer día de vuelta al trabajo y el vestido era simplemente… [risas] Lo que me mataba era el peinado. Lo enorme que era».

Una vez pasados los nervios, Sweeney pudo llevar a cabo una de sus interpretaciones más divertidas de toda la serie, lo que unido a su escondite en la bañera de la fiesta del primer episodio convierte a los cuartos de baño en imanes de momentos icónicos para Cassie. Aunque nunca agradables, a no ser que esté Nate de por medio.

¿Quieres recibir todos los viernes en tu correo las mejores recomendaciones de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Los duros mensajes que Sydney Sweeney (‘Euphoria’) recibe en redes sociales
Las redes sociales son una herramienta muy dañina en manos inapropiadas y pueden provocar verdaderas crisis y situaciones extremas. A esto se enfrenta Sydney Sweeney, una de las actrices del momento gracias a ‘Euphoria’, y que tiene que soportar miles de comentarios ofensivos a través de sus redes sociales.

En una noche donde se revela la muy esperada continuación de Euphoria, el verdadero espectáculo sucede en la alfombra roja, donde las estrellas de esta aclamada serie ponen su propio estilo bajo los reflectores. En algunos casos, el brillo es deslumbrante, como sucede con las piezas de Sydney Sweeney, la intérprete de Cassie en la dramática serie, quien luce la Alta joyería de Messika, la marca reconocida por sus diseños contemporáneos con diamantes.
La pureza de los destellos con oro blanco del anillo en corte pera Toi & Moi High Jewelry se complementa con el encanto del diseño de los pendientes Snake Dance de la colección Born to Be Wild High Jewelry, creada con el motivo de plumas, cuya elegante simplicidad remite a las guerreras de hoy en día.

Irradiando una sofisticación femenina, los diseños de Messika le ponen punto final al all-white look elegido por la actriz con un fascinante resplandor.

Autor de las webs Cinematte Flix, Lucenpop y Passionatte

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: