Actrices

Lea Seydoux desnuda en ‘La crónica francesa’

The French dispatch es una especie de institución en la pequeña ciudad francesa de Ennui-sur-Blasé. Al fin y al cabo, el periódico dirigido por Arthur Howitzer Jr. (Bill Murray) cuenta historias como ningún otro, también porque los periodistas hacen más o menos lo que quieren. Y así se encuentran destinos como el del pintor Moses Rosenthaler (Benicio del Toro), condenado por asesinato, cuya musa es la guardia Simone (Léa Seydoux). Luego está la revuelta pareja Zeffirelli (Timothée Chalamet) y Zeffirelli (Lyna Khoudri), así como la reportera Lucinda Krementz (Frances McDormand), que a veces no respeta la distancia profesional con sus sujetos. O el comisario (Mathieu Amalric), cuyo hijo ha sido secuestrado.

Wes Anderson se ha mantenido fiel a sí mismo y ni siquiera intenta cambiar nada de su fórmula especial. Al contrario: mientras que sus últimas películas, Gran Hotel Budapest y Moonrise Kingdom, a pesar de su extravagancia, contaban historias reales, The French dispatch es más que una película hecha sólo por el placer artístico y narrativo. Menos porque el director y el guionista tenían una historia que debía ser compartida con el mundo. Basta con unos pocos minutos para que todo el mundo sepa inmediatamente de quién es y de qué debe tratar la película.

Esto no quiere decir que no haya una historia aquí, de hecho, hay varias. Además del reportaje sobre el último número del periódico, hay tres artículos a gran escala que se visualizan en la película: La obra maestra de hormigón, Revisiones de un manifiesto y El comedor privado del comisario de policía. También hay algunas narraciones que se tocan brevemente, como la de Herbsaint Sazerac (Owen Wilson), un reportero que va en bicicleta. Están repletas de personajes, la mayoría de ellos encarnados por actores y actrices de renombre. Esto también era de esperar. Las películas de Anderson siempre han sido un escaparate de estrellas que probablemente no aparecerían con ningún otro director a un precio tan ridículo o se conformarían con apariciones de apenas unos segundos. Además de algunos de los compañeros probados de Anderson, como Wilson, Murray y Adrien Brody, se han añadido algunos otros actores de primera categoría. Llama la atención la cantidad de grandes franceses y belgas que retozan en el Despacho Francés esta vez, en consonancia con la ambientación.

El hecho de que la película parezca un poco sobrecargada se debe también a la legendaria atención de Anderson a los detalles. Las localizaciones, que a veces están dispuestas como cuadros de objetos ocultos y a veces como escenarios de teatro, están llenas de peculiaridades amorosamente colocadas que hacen que desees tener un mando a distancia en el cine una y otra vez para poder pulsar la pausa y dejar que tus ojos vaguen sin ser molestados. Al mismo tiempo, The French Dispatch es todo menos estática. Así, el cineasta experimenta con las más diversas formas de presentación, utiliza formatos inusuales, construye secuencias de estilo cómico y más historias de marco dentro de la historia de marco. En el primer episodio vemos a Tilda Swinton dando una conferencia sobre el artista que interpreta Benicio del Toro. En el último episodio, Jeffrey Wright y Liev Schreiber hablan de los acontecimientos en un programa de entrevistas.

Probablemente, la película habría sido mucho mejor si Wes Anderson no se hubiera permitido tantas licencias inocentes. Hay que reconocerle una cosa: puede evocar sus visiones en la pantalla como pocos directores. Y consigue todos los actores que quiere delante de la cámara. The French Dispatch es una recopilación sin precedentes de la crème de la crème de la interpretación internacional, incluso en el universo Anderson (Gran Hotel Budapest), pero por eso mismo no hace justicia a todo el talento que se pone delante de la cámara. La extrema densidad de estrellas es una bendición y una maldición al mismo tiempo, ya que asegura una cosa por encima de todo: que cada actor o actriz se lleve al menos un par de líneas de golpe en la boca. Y durante una duración de sólo 103 minutos. El hecho de que las bromas sean apropiadas o no en el momento respectivo obviamente ya no juega un papel relevante.

La duración también es problemática, ya que The French Dispatch parece mil películas en una. Aunque en realidad la película sólo contiene tres episodios, da la sensación de que son muchos más, ya que Wes Anderson cambia a su antojo de escenario de género y no pierde la oportunidad de saltar a un telediario de los años 70 con Liev Schreiber. El resultado: una producción única que sube y baja. La parte más espectacular es una persecución en coche por las calles montañosas de Ennui-sur-Blasé (sinónimo de la capital francesa), que fue completamente animada y es la que más destaca.

The French Dispatch es una película más de Wes Anderson, que va de un lado a otro de todos los géneros imaginables a su antojo, presentando numerosos y originales personajes cómicos. Sin embargo, con una duración de menos de dos horas, la comedia periodística también está demasiado sobrecargada y tropieza en la medida en que las premisas dadas finalmente se convierten en nada más que un ronco encadenamiento de situaciones y chistes superficiales. En este sentido, todo es perfectamente comparable a La balada de Buster Scruggs (2018) de los hermanos Coen. Ambas películas se presentan como un encantador homenaje a sus modelos y merecen la pena ser vistas, pero no son consistentemente apasionantes y ya se olvidan poco después de salir del cine.

Autor de las webs Cinematte Flix, Lucenpop y Passionatte

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: