Top Models

Frida Aasen desnuda para Passionatte

La romántica boda del empresario Tommy Chiabra y el ‘ángel’ Frida Aasen en Portofino
El fundador y presidente de la empresa de yates de lujo Royal Yacht Supplies y el ángel de Victoria’s Secret Frida Aasen han protagonizado la boda más romántica de la semana
Este jueves, una parte de la élite empresarial y de la industria de la moda se ha dado cita en Portofino para ser testigo de la romántica boda que ha unido en matrimonio a Tommy Chiabra (36 años), fundador y presidente de empresa de yates de lujo Royal Yacht Supplies, y el ángel de Victoria’s Secret Frida Aasen (27 años).

El empresario y la modelo se han dado el ‘sí, quiero’ apenas un año después de anunciar su compromiso precisamente en esta misma localidad italiana. Pareja desde mediados de 2019, este enlace pone el broche de oro a una relación en la que el lujo y la exclusividad han sido el hilo conductor. O al menos, de lo que sus seguidores han visto a través de sus redes sociales, donde han compartido cada paso que han ido dando desde que se conocieran a medidados de 2019, unos meses antes del inicio de la pandemia.
Ahora, tres años después, y acompañados de rostros tan conocidos como Chloe Green, heredera de Topshop, la pareja ha protagonizado uno de los enlaces más llamativos de la temporada al aire libre y rodeados de glamour, vino y rosas al más puro estilo Sophia Loren.

El look de la novia
Para la ocasión, como no podía ser de otra manera, la supermodelo y ángel de Victoria Secret lució un diseño de alta costura de Elie Saab. Un maravilloso vestido de corte princesa, escote palabra de honor y confeccionado en encaje salpicado de pedrería bordada a mano que la modelo combinó con un chal que hacía las veces de escote bardot para lucir los hombros ligeramente cubiertos durante la ceremonia.
De carácter religioso, se celebró en la impresionante iglesia del Divo Martino, decorada para la ocasión con cientos de flores blancas. Un look espectacular que la modelo noruega combinó con un clásico velo de tul sujeto a un recogido a media altura y que dejó oculto hasta el momento de llegar al altar un maquillaje natural que resaltaba su envidiable belleza y unas joyas de lo más discretas que dejaban todo el protagonismo al vestido.
Para la celebración, al aire libre en un entorno de ensueño al borde del mar, Frida se retiró el velo y el chal para dejar lucir al diseño de Elie Saab en todo su esplendor.
Como decimos, uno de los rostros más conocidos que asistió al enlace fue Chloe Green, embarazadísima de su segundo hijo. La heredera de Topshop, íntima amiga de la supermodelo noruega, viajó hasta Portofino días antes para disfrutar de unos días de sol y gastronomía italiana antes del gran día de Frida.

Para la boda, la empresaria se decantó por un vestido asimétrico de color rosa intenso con el pelo recogido en un elegante moño que combinó con sandalias planas y un collar de perlas.


Tampoco se perdió el enlace la también supermodelo rusa Natasha Poly, que también está muy embarazada. En su caso, presumió de curvas premamá con un vestido lencero amarillo pálido perfecto para combatir las altas temperaturas en la zona.

Autor de las webs Cinematte Flix, Lucenpop y Passionatte

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: